lunes, 6 de octubre de 2014

TU CARICIA DE MIEL

Pasó como una luz                   el mes de enero,
dejando tu fragancia                    que me encanta
y pronunció tu nombre                         mi garganta
dejando atrás                     las sombras de febrero.
Y en marzo con su luz,                          dije te quiero,
el amor floreció                                   como una planta
con su savia dorada.                                      Se levanta
mayo;  cantando                              vi tu cuerpo entero.
Tú borraste de mi alma                                toda herida,
con caricias                                          y besos delicados
tu pasión infinita                                    en mi vertida.
Desde entonces,                        estamos enlazados
bebiéndonos enteros.                           Va mordida
tu boca de amaranto.                       Destrozados
los minutos,                         los días y yo sigo
enamorado.           Y te doy de mis flores
tejidas          con trinar de ruiseñores.
A la orilla del mar     estoy contigo,
él es mi camarada      y mi testigo
de todo este paisaje  de fulgores,
que me dejan tus huellas y sabores
de amante y de lucero,    dulce trigo.
Hay un encantamiento       de madeja
invisible, inacabable.         Toda la vida
para el amor, amada,         tú me dejas
tu caricia de miel           que no se olvida.
Seremos la estación,   que por más vieja
estará palpitante,                 estremecida.
Antonio                        EScobar Mendívez

1 comentario:

  1. Caricias en cada letra, son lo que se lee en cada poema, felicidades!!!

    ResponderEliminar